Alquézar

Alquézar la irregular, la aventurera, la bellísima. Es una de las ciudades más bellas de Aragón. El encanto de Alquézar reside en la irregularidad de su trazado, su método constructivo y de su color. Alquézar es como una sirena, cuando la ves estás perdido. No puedes hacer nada para no amarla.

¿Cómo jugar?

Te vamos a dar unas pistas para que puedas encontrar el tesoro. Están repartidas por toda la ciudad y es necesario que las consigas en el orden en el que están. Acuérdate de llevar papel y boli. Cuando las tengas todas tendrás la clave para poder desbloquear la ubicación del tesoro. Al final de la página tienes el acceso al tesoro. Tienes que poner los números de clave según el orden de las pistas, primer número el de la primera pista, segundo número el de la segunda pista, y así sucesivamente.

  • Petronila no fue la primera en buscar el tesoro. ¡Qué va! Antes que ella su tía Sancha de Aragón, hermana de su padre, lo buscó con verdadera desesperación.

    Sancha había estado presente en la caída de Barbastro. No en vano, ella era la mujer del libertador de la ciudad: el Conde de Urgell. Sabía cada golpe, estocada y desesperación de la batalla y también la historia del secreto de punta a punta.

    Doña Sancha sabía que el tesoro no estaba en Barbastro. ¡Cómo iba a estar allí si pusieron todo patas arriba! No  quedó ni un milímetro que registrar. No. No podía estar en Barbastro. Pero sí muy cerca… Alquézar. Su hermano la había conquistado unos años antes que Barbastro y aunque ya era católica aún vivían gentes musulmanas allí. Seguro que los habían acogido y seguro que ella encontraría el tesoro.

Pista 1. La sonrisa del Viento

Has llegado a Alquézar. Y lo primero que te proponemos es que dejes el coche y  te acerques a esta escultura, la Sonrisa del Viento, y a través de ella contemples la ciudad que estás a punto de descubrir.

Alquézar la mora, una urbe totalmente medieval, con sus trazados serpenteantes, sus fachadas todas distintas pero formando un todo armónico, una amalgama de materiales, colores, formas y tamaños que increíblemente forman un conjunto bellísimo. Uno de los pueblos más bonitos y con más encanto de Aragón y de España.

¿Tienes ganas de empezar?

Una de las primeras cosas que te llaman la atención cuando llegas a Alquézar es su ubicación. En lo alto del risco, con sus largas cuestas y partida por un río. ¿Sabes que río es? ¿Cuantas letras tiene?

Pista 2. Portalón y la Casa del Médico

Alquézar era un lugar fuertemente amurallado y una de las entradas a la ciudad antigua es esta. Este arco es redondo por un lado y apuntado por otro. Después de su conquista las murallas sirvieron para otras cosas más mundanas. Defender su mercado.

Alquézar fue un lugar mercantil con una gran plaza de mercado. Por las noches, las puertas de la ciudad se cerraban para que nadie pudiese entrar ni salir y así poder cobrar tributo a todo comerciante que pasara a vender.

Entre los arcos descubrirás la casa del Médico. Es una de las más antiguas de Alquézar. Y en su fachada ves un escudo con un león, un báculo y una concha de peregrino. La situación de la casa del Médico, justo en la entrada de la ciudad no es casual. Si alguien llegaba herido podrían saber si dejarlo o no dejarlo entrar en los muros después de ser atendido.

En la casa del Médico verás el nombre de la calle, está dedicado a uno de los habitantes más ilustres de Alquézar: Pedro Arnal Cavero. ¿Sabrías decir a qué se dedicó? Cuenta las letras de su profesión.

Oficina de Turismo de Alquézar

C/Arrabal,14 22145 Alquézar (Huesca)
T. 974 318 940
otalquezar@somontano.org

Visitas guiadas

11 y 17 h. En invierno cerrado miércoles y jueves.

Colegiata de Alquézar

10:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:30.

Pista 3. Plaza Rafael Ayerbe

La plaza mayor es cuadrada y con soportales. Es un lugar pintoresco, como todo Alquézar. Desde aquí callejea, piérdete y sobre todo: no vayas rápido. O te perderás los mil detalles que esta ciudad esconde.

En esta plaza se celebraba el mercado de Alquézar. Aquí se comerciaba con productos autóctonos: aceite, sal de naval, pescado, carnes, utensilios de cocina con otros que traían mercaderes de otros lugares. Un lugar de intercambio. En sus soportales se refugiaban del calor y del frío.

Si quieres saber más sobre cómo se producían estos productos no te pierdas la ruta: Oficios y Tradiciones

Alquézar ha sido musulmana, cristiana y también algo mágica. Cuando pasees por la plaza verás amuletos colgados en los dinteles como patas de jabalí o plantas secas. Tratan de alejar el mal y atraer fecundidad a las tierras y animales.
¿Cuantas patas de jabalí hay? Esa será tu pista.

Oficina de Turismo de Alquézar

C/Arrabal,14 22145 Alquézar (Huesca)
T. 974 318 940
otalquezar@somontano.org

Visitas guiadas

11 y 17 h. En invierno cerrado miércoles y jueves.

Colegiata de Alquézar

10:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:30.

Pista 4. Colegiata

La colegiata de Alquézar responde a los primitivos templo-fortalezas que se creaban hacia el siglo X. Se trata de un monumento defensivo y también religioso. Puedes ver elementos que encontrarás en Loarre o en Sos como las puertas con defensa musulmana o las torres albarranas.

Lo increíble está en su interior, alrededor de su claustro. Allí las pinturas y esculturas te harán volar y cambiar de siglo.

Uno de los capiteles del claustro de la Colegiata tiene una bailarina. Tan sólo te pedimos el número de letras de su nombre. Es fácil. Esta bailarina es bíblica y si te fijas le entregan una cabeza en una bandeja de plata.

Oficina de Turismo de Alquézar

C/Arrabal,14 22145 Alquézar (Huesca)
T. 974 318 940
otalquezar@somontano.org

Visitas guiadas

11 y 17 h. En invierno cerrado miércoles y jueves.

Colegiata de Alquézar

10:30 a 14:00 y de 16:30 a 19:30.

Pista 5. Barranco de la Fuente

!Barrancos¡ Si no te has dado cuenta estamos en tierra de aventura y los barrancos aquí son los reyes. Nosotros te proponemos que cojas este sendero hasta la Fuente de Morichingüel que es el suministro de agua de Alquézar desde tiempo inmemorial. El sendero es algo escarpado y lleno de una naturaleza desbordante que te encantará.

Abajo está la fuente hecha de sillares y también el inicio de las famosas Pasarelas del Vero. Un recorrido de una hora y media no apto para quien tenga vértigo.

Al construir la monumental fuente se grabó en la piedra una cruz. Intentaban así proteger el agua de envenamiento, corrupción y sequía. Además verás un escudo. Tiene el año de construcción. Suma sus cifras hasta que solo quede una. Guarda la pista.

¿TIENES TODAS LAS PISTAS?

DESBLOQUEA EL TESORO

Recuerda que debes poner todas los números que has obtenido en las pistas en su orden según la web.