Secretos de Guara

Guara no es solo barrancos. No es solo formaciones caprichosas, territorio donde vivir mil y una aventuras y paisajes de esos que quitan el hipo. No. Guara es mucho más. No es posible entender esta sierra sin acordarse del éxodo que vivió en los años 60 y 70. Y tampoco sin contar con sus nuevos vecinos que año tras año llegan con nueva savia, nuevas ideas y muchas ganas de hacer.

Esta ruta es larga. Cada una de las etapas son recorridos en los que tendrás que andar y que te llevarán un par de horas como mínimo. Hemos escondido un tesoro en cada una de las ubicaciones.

  • Las montañas Gratal y Gabardiella estaban enamoradas y unidas, que es como suelen estar los locos de amor.

    El padre de ella, de Gabardiella, no aprobaba estos amoríos. Su hija era joven y hermosa y Gratal ya era un monte viejo y seguramente moriría pronto.

    Así que el padre de Gabardiella contrató a un tal Guara, un matón descreído del amor para que finalizara esa relación. Guara era un profesional, y con un golpe de cayado destruyó el macizo montañoso por donde se unían Gratal y Gabardiella. Un golpe seco que no mató el amor que los dos se tenían, pero sí que impidió que estuviesen juntos. En la brecha que quedó vertió Gabardiella sus lágrimas, creando el río Flumen.

    Pero Gratal era un monte viejo y sabía esperar la ocasión perfecta. Cuando Guara se quedó dormido, Gratal se arrancó su propio pico y lo hundió en el pecho de Guara. Desde entonces si miras al horizonte a lo alto de Guara lo verás, yaciendo allí, inmóvil desde el comienzo de la vida.

Ermita de San Martín de la Val d´Onsera

Pasada la localidad de San Julián de Banzo llegaremos al parking del barranco de San Martín, de donde parte el sendero señalizado a la ermita de San Martín de la Val d’Onsera y seguiremos por la senda los Burros.

Finalmente llegamos a la ermita de San Martín de la Val d’Onsera, situada junto a una pequeña cascada, ¿os atrevéis a mojaros?

El origen de esta ermita no se conoce con certeza, aunque se cree que es de origen visigótico. Llegó a ser monasterio, pero a finales del siglo XVI el edificio se dejó a cargo de un único ermitaño y su historia pasó más o menos inadvertida hasta su decadencia final con su saqueo durante la Guerra Civil. A lo largo de la historia, muchos reyes y nobles han acudido a él implorando descendencia, ya que según la tradición al lugar se le relacionó durante la Edad Media con el mito de la fecundidad y por ello, acudían a él reyes y nobles aragoneses en busca de descendencia masculina. Hoy es un lugar de peregrinación en romería de las poblaciones cercanas.

Coordenadas

Esta es la ubicación del Geocaché: N 42° 14.382 W 000° 17.259
Pista: Llevando a 2/3 de la canal encontraremos una zona muy espaciosa ( como una cueva pero con techos altos) a ambos lados de la canal.a la altura del hombro(en el “techo”), detras de piedras lo encontraremos.
OJO: Via ferrata equipada y muy segura pero necesitas ir equipado.
AUTOR: geocachingextremteam-AGUANAGUANGA

Pedruel

¡Espero que hayas cogido traje de baño! La ruta por Pedruel tiene tramos en los que apetece mucho darse un baño. Empezamos desde el camping “El Puente”, donde podemos dejar nuestro vehículo y seguimos por un camino que desciende hasta el Puente románico de Pedruel: ¡Qué bonito, ¿verdad?! ¡Primera parada para el baño! En este enclave muchos campistas y senderistas hacen un alto en el camino para disfrutar de este río. Por cierto, ¿sabéis cómo se llama? Es el río Alcanadre.

¿Sabéis qué nombre reciben este tipo de balsas de agua en Aragón? Las llamamos badinas.

Si lo que queréis es seguir una pequeña ruta hacia más badinas, tenéis que seguir por la pista que parte hacia la derecha después de cruzar el puente. Pronto llegaremos a otra badina de 200 metros de longitud, la del Barranco de Barrasil, más adelante: la Badina Bibazuala y la Badina d’os Estrechos.

COORDENADAS

Esta es la ubicación del Geocaché: 42°16’13.6″N 0°04’51.7″W
Pista: Sube. Cruza el río
Autor: Prepirineo Clandestino

La Virgen del Rodellar

La Virgen del Castillo de Rodellar se sitúa en uno de los barrancos más conocidos en Guara: el Mascún.  En uno de sus espolones, bien situado, se edificó un castillo en el siglo IX. Sobre los restos de ese castillo, hoy inapreciables, se construyó la Ermita de la Virgen del Castillo.  Desde este punto podrás ver el río Mascún desde Otín hasta Rodellar, el increíble el bosque de piedras llamado “la Ciudadela” y también, desde aquí, se ve “El Delfín”, una formación muy curiosa y emblemática.

¿Cómo llegar? Cruza la plaza de Rodellar y una pista al final a la derecha nos dirige hasta un grupo de casas. La pista está bien señalizada y la ermita la vamos viendo casi todo el camino. Hay una hora y media de camino que no se hace pesada por las fantásticas vistas que nos acompañan. La ermita es pequeña. Es un lugar de peregrinación al que un domingo de mayo suben una maravillosa talla románica de la virgen hasta este punto.

COORDENADAS

Esta es la ubicación del Geocaché: N 42° 17.473 W 000° 04.760
Pista: Desde el caché veremos parte de un muro.
Autor: Buenaventuraalquezar

Gorgas de San Julián

El sendero que tenemos que seguir para llegar a las Gorgas de San Julián parte de la urbanización del “Golf de Guara” entre Arascués y Nueno, donde dejaremos el coche para seguir a pie por el PR-HU 112. Una vez en camino hay que seguir las señales en dirección a San Julián.

Pasando por el barranco de San Julián llegamos a las Gorgas. ¿Tú también te sientes pequeñito caminando entre estos grandes muros de roca? Una de las curiosidades de este lugar es el belén montañero colocado por el club de montaña Peña Guara situado bajo una de las cavidades, ¿lo has encontrado?

El camino de las Gorgas acaba aquí, así que volveremos por donde hemos venido y seguiremos en dirección a la ermita de San Julián, muy cerca de allí.

¡Vaya ermita tan pequeña! Si no llega a ser por las indicaciones habría pasado desapercibida por completo, está totalmente camuflada en la roca.

Coordenadas

N 42° 16.518 W 000° 27.727 Desde la puerta de la ermita, metete debajo de la higuera, pero mira a la pared….

Ermita de San Cosme y San Damián

Nuestra ruta a la ermita de San Cosme y San Damián comienza en el parking del embalse de Vadiello. Atravesamos un pequeño túnel y llegamos a la presa de donde parte el camino que debemos seguir.

¿Qué es esa pequeña caseta al margen del camino? ¿La ves? ¡Vamos a verla más de cerca! En el cartel del camino pone “Ermita de la Santa Cruz”… aunque eso no parece ser la ermita.

¡Ya sé lo que es! Es un ESCONJURADERO. ¿Conocías esa palabra? Los esconjuraderos son templetes muy habituales en la zona del Pirineo aragonés. Se construyeron entre los siglos XVI y XVIII y servían para “desconjurar” (de ahí viene el nombre) tormentas u otros fenómenos meteorológicos que pudieran dañar las cosechas. ¡Menuda sorpresa encontrarnos con uno en el camino!

Este lugar siempre ha sido un punto importante de peregrinación y devoción. Hace muchos siglos era un lugar dedicado a divinidades paganas de la salud. Más tarde, con la cristianización, fue construida la ermita de San Cosme y San Damián, patrones de la medicina.

Más adelante, por el camino que estábamos siguiendo, está la ermita de Fuensanta. Un lugar perfecto para tomarse un respiro, beber en su fuente y comer algo. Por cierto, ¿habéis visto cuántas carrascas hay? A principios del siglo XX la madera de este árbol era una de las principales fuentes de carbón combustible, por eso esta zona era trabajada por carboneros. Cuando cortaban el tronco para llevarse la madera, el árbol volvía a crecer con muchos troncos como si fuera un ramo.

Seguimos el camino hacia el Huevo de San Cosme, una formación geológica de tipo mallo impresionante. Si tienes unos buenos prismáticos a mano, úsalos para observar las diversas aves rapaces que anidan por este mallo y sus alrededores.

Coordenadas

42º15’04.0”N 0º16’08.7” W Busca la señal con una ardilla. Lleva GPS no hay cobertura
Autor: Prepirineo Clandestino